MÁS BIENAVENTURADO ES DAR QUE RECIBIR (Hechos 20:35)

MÁS BIENAVENTURADO ES DAR QUE RECIBIR (Hechos 20:35)

Escribe Wendy Pope: Cuando Dios me llama a dar, no siempre siento de que estoy siendo bendecida. Tal vez tú hayas tenido una experiencia parecida. Dios te incita a que prepares comida para una familia enferma y después de un largo día apenas tienes la energía de preparar la cena para la tuya. O cuando estás agotado te pide que cuides unos momentos a los hijos de tu amiga porque ésta necesita un pequeño descanso.

Sea cual sea la situación, cuando Dios nos llama a dar salimos siempre bendecidos.

Sus caminos y sus pensamientos son más altos que los nuestros. Él tiene un plan maestro y lo único que debe preocuparnos es hacer lo que nos pide sin quejarnos. Tal vez cuestiones su forma de hacer las cosas cuando, por ejemplo, te pida que invites a comer a un colega que no te cae bien o que enseñes la clase de escuela dominical para darle un descanso al profesor.

MÁS BIENAVENTURADO ES DAR QUE RECIBIR (Hechos 20:35)

Lo que cuenta es que ya sea que lo sintamos o no lo que haces tiene significado eterno y es importante para quien lo recibe. He de decir que sin Jesús, soy una persona egoísta. Me pregunto ¿qué tipo de bendiciones voy a recibir? ¿dinero? ¿un automóvil nuevo o una casa mejor? Me avergüenzo de esos pensamientos, pero provienen de una cristiana inmadura que antes no entendía que la verdadera bendición es caminar más cerca del mayor Dador que jamás existió.

¿Das a veces por obligación, o por un sentimiento de culpabilidad, o para obtener la aprobación de los demás?

Dar es la verdadera medida de nuestro amor por Dios y Él siempre nos bendice cuando lo hacemos. Por lo tanto:

Cada uno debe dar no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría. (2 Corintios 9:7 NVI). ¡Sé ese dador alegre!

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Leave a comment